Dracula 2: El último santuario…Recordando a La última gran aventura gráfica de Psone.

Después de una primera entrega algo irregular, Dracula 2: El Ultimo Santuario fue una secuela que potencio en todo al juego original, con más puzles, una mejor jugabilidad, más duración y sobre todo en dificultad, y con unos gráficos más pulidos. A pesar de todo, el primer Drácula inspirado claramente en la famosa novela de Bram Stoker y que después fue llevada a la gran pantalla de forma magistral por Francis Ford Coppola. Fue un buen juego, pero no tenía la profundidad de una buena aventura gráfica, era corto unas 5 horas, y aunque en algunos momentos era enrevesado el juego tenía un sistema de control sencillo y fácil de entender, pero como aventura gráfica de un juego donde tenía cabida la exploración, investigación, el encontrar pistas, era un juego con un desarrollo simplón y a veces algo monótono. Sin embargo, esto no evito que tuviera secuela, como lo fue Dracula 2. Aquí Microids desarrollador del juego dio con la tecla, para crear una secuela que tapara la boca a los más críticos y potenciar todo lo mencionado arriba, que lastraba en parte a la primera entrega.

Dracula 2 era un juego con más puzles, algo más largo, con una historia más conseguida y una ambientación digna de la mejor película de Drácula. Pero lo que más se potencio era la dificultad. En algunos momentos el juego era enrevesado, los puzles también ganaron en complejidad, y encontrar algún objeto o ya una vez encontrado, saber dónde usarlo era toda una aventura. Y eso es lo que me paso a mí. De hecho, a lo primero iba bien con la aventura, explorando un poco por allí e investigando palmo a palmo cada rincón y hablando con personajes, conseguí avanzar.

Pero llego el momento en el que al juego le tocaba hacerme la vida imposible y es donde se iba a poner realmente desafiante. En una de las misiones tenía que encontrar una llave que me daba acceso a una puerta que daba aun subterráneo, y desde allí encaminarme al castillo al conde Drácula. Pues bien, a mi como me gusta en todo juego explorarme e investigar cada rincón, me dije yo mismo -será fácil- explorando un poco encontrare la llave. Pues mi confianza y seguridad se tradujo en desesperación al ver que no había manera de encontrar la maldita llave que me hiciera avanzar.

Me recorrí prácticamente todo el juego, desde donde empieza el mismo, hasta donde me quede atascado, hable con personajes, mire en baúles, habitaciones, detrás de cuadros y no había manera, en total me tire una semana para encontrar la llave de la discordia. Cuando pensaba que un Bug había hecho desaparecer la llave. Ya a la semana de búsqueda por casualidad, di con una casa que estaba llena de decorados y objetos para interactuar. En esta casa ya estuve anteriormente pero como era grande no me di cuenta de una puerta que daba al jardín, en él había un pozo cubierto de ramas. Me acerque y me salió la típica mano de las aventuras graficas clásicas que te indica que puedes interactuar con algo. Así fue, aparte los matorrales y me metí dentro del pozo y allí estaba la maldita llave, pegué un salto que un poco más me di con la cabeza en el techo. La cogí y me fui en dirección al castillo con la intención de poner punto y final al mal trago que había pasado. Al fin y al cabo, me divirtió y fue una de las mejores aventuras graficas que jugué, y que ojalá en la actualidad, desarrollaran aventuras graficas así con sabor a la vieja escuela, cosa que ya han pasado a mejor vida, por desgracia.

Hoy en día ya no se hacen aventuras graficas como lo fueron hace unas generaciones. Se echa de menos juegos de este género de corte clásico. Dracula 2: El Ultimo Santuario que apareció para Psone, PC y otras plataformas como Android, es solo un ejemplo de juegos de aventuras graficas de calidad que había para la época. Fue una muy buena generación para el género, con una estirpe de juegos de gran calidad. Dracula 2 antes de llegar a Psone, hizo su debut en PC con muy buenos resultados. Gracias a ello, la entonces desarrolladora y responsable de Dracula 2, decidió editar el juego también para la primera consola de Sony. Aunque no fue un superventas, tuvo su público y funciono bien.

El primer juego de Dracula también tuvo versión en Psone, pero no tuvo éxito más por méritos propios, y esto provoco y evito que la secuela tuviera mayor éxito. Aun así, Dracula 2 fue una gran sorpresa agradable para muchos y no es para menos, ya que Dracula 2 mejoro en todo a su primera entrega. Estamos entonces ante una aventura grafica clásica, que como he citado más arriba, teníamos un cursor en forma de mano pequeña entre otros cursores, para interactuar con el entorno, donde debíamos coger piezas y buscar la mejor manera de poner las mismas en otro sitio para avanzar. Pero la tarea no era fácil; Dracula 2 era un rompecabezas en el buen sentido de la palabra y difícil, podrías estar perfectamente horas o días para encontrar una llave u objeto que te hiciera falta, para seguir adelante. El motivo es que, aparte de que hacía muy bien su función como aventura gráfica, la ausencia de información y hud en pantalla que podría ayudar cuando te quedaras atascado, brillaba por su ausencia, lo que lo hacía más complicado.

Esto no lo digo como critica, sino todo lo contrario, es un acierto. Porque nos obliga a pensar y comernos la cabeza, así eran antes las aventuras graficas clásicas, desafiantes y enrevesadas. En el caso de Dracula 2 así era, que como juego era algo más largo que el primero, pero aun así te duraba menos de 10 horas. A pesar de ello, llegar hasta el final, dependía de la habilidad del jugador y de las pistas que el juego te podría dar en forma de algún documento, para usar los objetos que te fueras encontrando. Aun así, había que patearse mucho los escenarios y usar consideradamente la cabeza para avanzar, era muy fácil quedarse atascado. Si duda un gran clásico que aun hoy sigue siendo disfrutable, y que destacaba también por tener una ambientación que ponían los pelos de punta. Una experiencia llena de nostalgia.

GAMEPLAY

Hasta aquí la entrada de hoy…Drácula 2 era un juego difícil y que hacía que te comieras bien la cabeza para saber dónde poner el objeto de turno, o simplemente saber dónde está que aquí tenía su tela. A mí me paso, como habréis comprobado, una semana me tire para encontrar una llave, desde entonces no me ha pasado una cosa igual y al final se queda en una de las anécdotas que te pasa como gamer.

¿Y vosotros/as? ¿Llegasteis a jugarlo?…Hasta próximas entradas.