El mundial ya ha terminado, pero hay otro que es eterno y se jugaba en la Neo-Geo…Recordando a la saga Super Sidekicks.

png-transparent-logo-brand-super-sidekicks-font-neo-geo-logo-text-logo-brand

Es curioso, tanto que me gusta el fútbol y los juegos de este deporte en general, que casi nunca os he hablado en mi blog sobre ellos, y eso que he jugado a unos cuantos. Sí que es verdad que a veces hice algunas impresiones de los Pes o FIFA, pero no os he hablado tanto de este deporte como me hubiera gustado a mí. Mis juegos de fútbol preferidos siempre ha sido la saga Pro Evolution Soccer, pero también he jugado a los FIFA, aunque en menor medida, y a otros juegos clásicos de recreativas.

Precisamente hoy voy a hablaros de uno de estos juegos de fútbol clásicos, concretamente de la saga. La misma fue o aún lo es, leyenda viva del género y de los salones de recreativos. Se trata de la saga Súper Sidekicks, y que este año cumplió 30 años, y que es una de mis favoritas. La franquicia debuto en 1992 para maquinas arcade, llegando también en su aspecto original de recreativa, para la potente consola de sobremesa Neo-Geo. Como muy pocos en aquella época, podían presumir de tener la Neo-Geo de SNK en propiedad, todos jugábamos a los Super Sidekicks em las máquinas de recreativa. Juegos de futbol en los años 90, los hubo unos cuantos, pero la saga Super Sidekicks fue especial y la más jugada. Así es que, es por ello que hoy en mi nuevo post hablo, de una saga futbolera de gran prestigio, y que siempre es muy gratificante, hablar de ella, y recordarla como se merece…Seguid leyendo.

 

 

 

 

UN MUNDIAL ETERNO DE ANTES Y DE AHORA, EN UNA SAGA CON GRAN ENCANTO,

 

 

 

 

SUPER SIDEKICKS

Empiezo como es lógico con el primer juego de la saga. El juego era como cualquier otro de los años 90, es decir, cuando echábamos la monedita de las recordadas 25 pesetas, su inicio era rápido. Solo teníamos que elegir un equipo para empezar a disputar partidos de forma rápida. Pero antes de jugar el mundial, debíamos pasar antes un partido de clasificación, lo que viene siendo una previa. Si conseguíamos superarlo, cosa que no era muy difícil, pasábamos a la siguiente ronda de grupos para disputar la copa del mundo. Una vez hecho esto, y ya saltábamos al césped, se veía un juego sólido y ligero, aparte por lo fluido que se notaba, por la velocidad de los partidos, que hacía que fuera un correcalles, dejándote a las claras que estábamos ante un arcade con todas las de la ley.

Con solo llegar al área y siempre de lo posible con tus jugadores más rápidos, con solo una vez que chutábamos a portería, y dejando apretado el botón de chut por si había algún rechace del portero, marcar goles era fácil. Si que es cierto que, conforme avanzabas en el juego, y particularmente a partir de octavos, el arcade se iba complicando. Mas por nada, porque la velocidad de los contrincantes aumentaba (la tuya no), y porque se volvían más agresivos con entradas y empujones que si te encantabas un poco y no era hábil, acababas con el game over en pantalla. Un gran juegazo, que hoy en día sigue siendo una joya muy disfrutable.

450_1000

Mi selección favorita, era y aún lo es, Holanda, me llegue a pasar el juego con solo una moneda de 25 pesetas, gran selección

 

 

 

 

SUPER SIDEKICKS 2

Los que somos veteranos y por suerte disfrutamos de los salones de recreativas. Recordaremos siempre un juego de fútbol de Neo-Geo, de jugabilidad sencilla, de ritmo rápido, y donde la diversión y marcar goles como sea, estaba por encima del realismo. Súper Sidekicks 2 no era un juego realista, no como un simulador. Cualquier cosa valía para meter un gol. Lo que destacaba era la diversión a la hora de quitar el balón, casi todo estaba permitido, entradas al adversario, empujes. Incluso si tenías la oportunidad, podías hacerle una especie de ataque cuerpo a cuerpo, y romper la nariz al adversario. Por eso no quería decir que el juego fuera de artes marciales, ni mucho menos, sino cuya diversión te permitía hacer cualquier cosa para conseguir el objetivo que era el gol.

El juego tenía árbitro, a veces te sancionaba con tarjetas amarillas, pero lo normal es que te lo permitiera todo. Había varias maneras de marcar goles, una era chutando normal a portería con una velocidad estratosférica, que igual veías al portero haciendo paradas descomunales, como veías que el balón entraba como churros en la portería por toda la escuadra. Cada vez que te acercabas a portería, rara vez no era para acabar en gol. Otra de las ventajas del juego, es que el equipo rival, como solía pasar con los juegos en aquella época, la IA brillaba por su ausencia. Aunque podía ser, rara vez perdías un partido, lo normal es que acabaran los mismos en empate y con ello terminar la partida.

Super Sidekicks 2 nos ponía a nuestra disposición varios equipos para elegir que pasaban a ser selecciones. El objetivo del primer partido, al igual que pasaba con la primera entrega, era clasificarnos para la fase final del mundial que, una vez superado este partido, pasábamos a jugar las siguientes eliminatorias hasta la final. Cosa que no era muy difícil, ya que como digo la IA no era poderosa, y si eras un poco hábil no costaba mucho quitarles el balón a los adversarios. Eso sí conforme avanzaba el juego, el ritmo era más rápido, y aquí los empujones, entradas, jugadas frenéticas, y goles imposibles, ganaban en diversión, como veis, todo igual como el primer Super Sidekicks.

Había un truco para marcar goles fácilmente, que era coger el balón irse por la banda corriendo, y al llegar al córner girar hacia portería para hacerle un caño al portero, y meter un gol a puerta vacía. Aunque en los partidos más avanzados este truco ya no tenía casi efecto, por la velocidad de respuesta de los adversarios. Era una de las jugadas que más probabilidades tenía de acabar en gol, y una de las más usadas. Pero también podíamos usar otra opción por defecto del juego, cuando llegabas casi al área, el mismo te avisaba de que podías usar una acción especial, que era ponerte delante del portero en tercera persona, inmediatamente podías usar un cursor que apuntaba a portería, y tu como jugador tenías que mover dicho curso para chutar a puerta, haciendo que el esférico cogiera efecto. Esto no siempre acababa en gol, pero era una opción más para salir ganador, y más de una vez salías victorioso. Sin duda, todo un gran clasicazo, y fue el juego que hizo evolucionar a la saga, tanto en lo jugable como en lo gráfico.

377957_450

Las cinemáticas que salían cuando se celebraban los goles, estaban muy bien realizadas, junto con una gran ambientación, la música era genial

 

 

 

 

SUPER SIDEKICKS 3: LA SIGUIENTE GLORIA

Y llegados a este punto, nos plantamos con la tercera entrega de la saga. Super Sidekicks 3, fue una mezcla de las grandes bondades de las dos entregas anteriores. Aunque fue un muy buen juego, le paso una cosa que suele adolecer una saga cuando se llega a la tercera entrega y no se da un paso más o se innova, que ya daba síntomas de estancamiento. Lo que estaba claro es que, en aquella época, que un juego no innovara, no importaba mucho mientras divirtiera y mantuviera toda diversión de anteriores juegos. No se podía pedir más por motivos de limitación de los hardware, y por muy potente que fuera la Neo-Geo.

Super Sidekicks 3, se aplicó al cuento de todo ello, y apareció en máquinas arcade en 1995, con un juego continuista. Era exactamente igual que Super Sidekicks 2, pero con mejores gráficos, que conllevaba un mejor pixelado, una paleta de colores más viva, y unos jugadores con mejores animaciones y detalles, y nuevas cinemáticas para cuando se celebraban los goles. Como veis, las mejoras se enfocaron más en materia gráfica y técnica, pero, aun así, mantenía toda la diversión de la saga, siendo un juego realmente satisfactorio, siendo, además, el juego de la saga más complicado, al elevar un poco la dificultad.

super-sidekicks-3-TEST

Super Sidekicks 3, fue la entrega que menos evoluciono, su salto más destacado fue en lo gráfico y técnico, a un así, fue un juego de fútbol muy correcto y divertido

 

 

 

 

GAMEPLAY DEL SUPER SIDEKICKS 2

Hasta aquí la entrada de hoy…antes de despedirme, no quiero dejar de citar que, el primer Super Sidekicks, se puede encontrar en las tiendas digitales de las consolas, que por un precio de 6’99 vale mucho la pena. O si lo preferís, siempre podéis tirar de emulador para tener toda la saga al completo. Por lo demás, siempre es un placer recordar a unos clasicazo así, que en esta ocasión es de fútbol. Tampoco me quiero olvidar del The Ultimate 11: SNK Football Championship, donde el mismo, estuvo considerado como la cuarta entrega de la saga.

Hoy en día por suerte, hay muchos que el Super Sidekicks 2 que sin duda es el mejor de la saga, lo tienen en propiedad, y no solo la segunda entrega, sino toda la saga. Hoy en día aún sigue siendo disfrutable y una de las mejores franquicias de juegos de fútbol arcade de todos los tiempos. Ha día de hoy, es difícil encontrarlos por no decir imposible, es una de esas piezas cotizadas de colección, que no se encuentran fácilmente, y tampoco se venden, aunque siempre podéis tirar de emulador. Pero por lo menos en su día lo disfrutamos, aunque sea en los recreativos, y eso no nos lo quita nadie.

¿Y vosotros/as? ¿Llegasteis a jugar a la saga Super Sidekicks? ¿Si es así cual es vuestro favorito?…Hasta próximas entradas.

Juegos de recreativa que hicieron historia…Super Pang: Rompiendo bolas con nostalgia…32 aniversario.

super-pang-mitchell-1990-jamma-arcade_1_8acb5d6e436a768a25c81e24f8a613c4

Recuerdo los años 90 como si fueran ayer, si, lo tengo que reconocer, tengo nostalgia. Cuando uno va cumpliendo años, no se puede evitar mirar atrás. Siempre se dice que hay que mirar hacia adelante, y no falta razón, pero los recuerdos del pasado siempre estarán ahí. Cuando por ejemplo piensas en gente que por desgracia ya no está, ves el mundo actual, la sociedad, enfermedades, la subida de precios y todo lo que hemos vivido los seres humanos actualmente, siempre piensas que tiempos pasados fueron mejores, y como no, los cambios para bien y para mal, también han afectado al sector del videojuego con el tiempo. Parece mentira, pero ya han pasado tres décadas que vivimos la época de los 90. Durante todos estos años, el mundo del videojuego, también tendrá su nostalgia particular. El sector, al igual que el ser humano, también ha vivido de épocas o años de gloria. Desde su nacimiento hasta la actualidad, han pasado por nuestras manos, las mejores consolas de la historia, y también de juegos, aunque como todo en la vida, también ha habido decepciones.

Una de las épocas gloriosas del sector del videojuego, sin duda, fueron los años 90. En dichos años y durante una década, el sector encontraría su madurez absoluta, con la aparición del 3D, y con las consolas Dreamcast, Playstation y Xbox, que dieron un paso más de lo visto anteriormente e hicieron evolucionar al sector, tanto a nivel gráfico, como jugable. Pero antes de ello, existieron las recreativas, un centro arcade de ocio, que era la excusa perfecta para que amiguetes y conocidos se encontraran allí y vivieran tardes inolvidables con lo que allí hubiera, que no eran más que los recordados pinballs, futbolines, billares, y como no, las maquinas arcade. En las mismas, tenías la posibilidad y por 25 de las antiguas pesetas, de disfrutar de juegazos, que con el tiempo se convertirían en los mejores arcades de la historia. La Neo-Geo, con SNK a la cabeza, fue la plataforma que más juegos retro instalo entre los muros de las recreativas, que mediante las placas CPS, nos ofrecía diversión a raudales. Pero no fue la única marca, ya que Capcom también fue pionera en los años 90, concretamente en los salones arcade, donde precisamente la Neo-Geo puede dar fe de ello, moviendo algunos de los juegos de la compañía Japones, como por ejemplo el inolvidable Cadillacs And Dinosaurs.

Pero otro de los que más se recuerda, es el arcade que hoy nos ocupa, y que no es otro que el Super Pang. El mismo cumplirá 32 años este mismo mes, un juego que con solo 25 pesetas no tenías suficiente, ya que una partida se te pasaba en un suspiro. Así es que, acompáñame para recordar a este gran clásico, ya que en mi nuevo post hablo, de un juego divertido como pocos, y en el que se guarda un gran recuerdo…Seguid leyendo.

images

Super Pang, tuvo versiones para Super Nintendo y Playstation, pero centrémonos en la versión arcade, que como no podría ser de otra manera, es la más completa. Corría el año 1990, y es cuando apareció en las recreativas, un arcade protagonizado por un simpático personaje con gorra y vestido con ropa azul, y desarrollado por Mitchell Corporation, cuya distribución estuvo a cargo de Capcom, y que rompía bolas con un arma. Las mecánicas jugables fueron toda una novedad, los juegos de plataformas, beat’ em up, puzles, o lucha, dominaban el arcade, por lo que Super Pang, fue un soplo de aire fresco. Como he citado, la jugabilidad del juego sorprendió, las colas por jugarlo llegaban a la otra esquina de la manzana, y rápidamente se convertiría en todo un clasicazo de éxito.

El arcade, tenía una jugabilidad sencilla, debíamos avanzar en variados escenarios con un arma en mano, mientras nos salía bolas a nuestros pasos. En la teórica, esto podría sonar fácil, pero en la práctica, el juego era difícil y exigente, simplemente, tenía unas mecánicas jugables muy básicas, que consistía en disparar y romper bolas y esquivarlas para que no nos tocaran, ya que, si lo hacían con un solo toque, estábamos muertos. Por lo demás, el seguir avanzado superando niveles, dependía de nuestra habilidad y reflejos. Gracias a la agilidad y suavidad del personaje al moverse por los escenarios, y a la rápida respuesta de nuestras órdenes del control, moverse rápido era posible, pero un mal calculo o falta de reflejos cuando las bolas nos venían por el aire y rebotadas, provocaba que el game over apareciera más de la cuenta.

Super Pang, tenía un total de 40 niveles, parecen pocos, pero nunca más lejos de la realidad, llegar a la final, era una proeza al alcance de muy pocos, y ya no os digo nada si se pasaban el juego en una maquina arcade y con pocas pesetas gastadas, entonces aquí ya estamos hablando de algo épico. Era complicado llegar hasta el final, porque aparte de que no había paga suficiente (por lo menos yo). Conforme avanzabas por los niveles el juego se iba complicando. El motivo de ello, es porque, las primeras pantallas, o fases, eran más llevaderas. En pantalla te solían salir unas pocas bolas y obstáculos que destruir, que esta es otra: la mayoría de escenarios estaban custodiados por obstáculos o plataformas inmóviles, que a priori eran una ayuda para el jugador, ya que ralentizaban el avance y los movimientos de las bolas. El problema venia, cuando los citados obstáculos los destruías, entonces es cuando las bolas tenían toda la pantalla para echarse encima de ti, y aquí es cuando la habilidad y reflejos del jugador se ponían a prueba. Hay que tener en cuenta que, para complicar más las cosas, las bolas no se destruían en su totalidad en un solo disparo, si no que, cuando disparábamos a una bola, estas se dividían en bolas medianas, y si volvíamos a disparar a las mismas, se dividían en otras más pequeñas, aumentando su cantidad, por lo que complicaba el asunto.

SuperPang

También era complicado llegar lejos en el juego, porque lo antes citado más arriba, solía hacer acto de presencia hacia casi el nivel 10. Las bolas ganaban en cantidad, y por si esto no fuera poco, el arcade elevaba la velocidad para que las bolas aumentaran un pelín sus movimientos. Super Pang tenía o tiene, un estilo visual gráfico y artístico además de potente, muy variado. Visitábamos países como Asia, Europa, o América, cosa que demostraban los fondos ilustrativos de cada fase que representaban la ambientación de cada país. Teníamos unos ítems que aparecían desde arriba de los escenarios, que nos daban ventajas, como hacernos más resistentes a los impactos de las bolas, o hacer que se parara el tiempo durante unos breves momentos etc. El juego poseía varias armas en el que podíamos equipar al personaje, como el arpón que teníamos por defecto y que disparabas uno solo, o el doble arpón, muy eficaz cuando las bolas llenaban la pantalla. También estaba el gancho de poder, un arma que era de gran ayuda, porque se quedaba en el techo enganchada haciendo de barrera, donde las bolas reventaban cuando impactaban. Y, por último, teníamos la metralleta, que era el armas preferida y más potente, lógico si tenemos en cuenta que sus disparos en ráfagas, hacían desaparecer las bolas en segundos, ósea que podíamos hacer una barrida del escenario sin despeinarnos.

Super Pang, contaba con un apartado de sonido de gran calidad. Según en el país que jugábamos, se oía una melodía respecto al mismo. Por ejemplo, si estábamos en Asia, concretamente en China o Japón, se escuchaba una melodía respecto a su cultura, y así con cada país que representaban cada pantalla. El sonido de las burbujas o bolas, que se oía cuando reventaban, aunque parezca mentira, el pof que se escuchaba era pegadizo y lo que hacía era que quisieras seguir explotando bolas.

59575f9311fd8446e7fbbed7050f9e19

 

 

 

GAMEPLAY

Hasta aquí la entrada de hoy…Super Pang, fue adictivo como pocos, y no hay que olvidar, que su modo cooperativo con un amiguete jugando a dobles, no hacía más que aumentar su diversión, como solía pasar con los juegos retro de antaño. Un juego que te hacía que te superaras con cada fase, que lo intentaras de nuevo, y desde luego es que lo conseguía, aunque al final, siempre nos ganara la partida, y nunca mejor dicho. Sin duda, un clasicazo que merece y mucho recordar, y más en su 32 aniversario. Pero, aunque pasen otros 32, siempre estará presente, y porque no, se jugara como se hacía en los gloriosos años 90.

¿Y vosotros/as? ¿Llegasteis a jugarlo?…Hasta próximas entradas.